Muere Juan Guzmán Tapia, el juez que procesó a Augusto Pinochet

El juez fue reconocido internacionalmente por su trabajo en la persecución de los responsables de las violaciones a los Derechos Humanos al sustentar la tesis del “secuestro permanente” que permitió sustentar varias causas judiciales por estos crímenes. Luego de la muerte de Pinochet reconoció que el dictador estuvo hasta el final “mentalmente impecable” y que faltó voluntad política para juzgarlo.

Este viernes a los 81 años murió el juez Juan Guzmán Tapia, reconocido internacionalmente por ser el magistrado que procesó a Augusto Pinochet cuando el 12 de enero de 1998 se presentó la querella  por el caso denominado Caravana de la Muerte.  Guzmán defendió la figura jurídica de “secuestro permanente” que abrió la puerta para perseguir a los responsables de violaciones a los Derechos Humanos en el período 1973-1990.

El procesamiento de Pinochet a cargo de Guzmán, favoreció a que el 16 de abril de 1998,  Pinochet fuera arrestado mientras se recuperaba en una clínica de Londres. Posteriormente en 2000 Guzmán logró que el dictador, quien ocupaba el cargo de senador vitalicio, fuera desaforado para ser juzgado.

Guzmán hasta volverse reconocido tuvo una extensa carrera judicial que lo llevó primero a ser juez de Panguipulli, luego en la Corte de Apelaciones de Talca, de la cual fue presidente. En 1989 fue trasladado a la Corte de Apelaciones de Santiago y ocupó un puesto en la Corte Marcial. Sobre su papel en la historia como el magistrado que procesó a Pinochet, reconoció que “fue como para un médico que está haciendo sólo operaciones de vesícula, que le corresponda hacer una operación al corazón”, dijo en una entrevista con la periodista Raquel Correa.

A pesar del procesamiento contra Pinochet, la Corte Suprema decretó el sobreseimiento para Pinochet por una afección mental “demencia subcortical” que impidió que el gobernante de facto fuera juzgado. Juan Guzmán en una entrevista con la cadena alemana Deutsche Welle, en 2006, reconoció que “nosotros pudimos comprobar que Pinochet estuvo mentalmente impecable hasta el final. En ‘Operación Cóndor’, una sala de la Corte de Apelaciones revocó un auto de procesamiento mío, aduciendo que la Corte Suprema ya se había pronunciado sobre su demencia, y que esa demencia producía efectos en todas las causas”, dijo.

Guzmán reconoció que tuvo voluntades en contra de que Pinochet fuese juzgado. “Hubo la tenacidad que se requiere por parte de los jueces para dar el primer paso, procesar a Pinochet, pero no hubo voluntad de los miembros de los tribunales superiores para que hubiera juicio. Pinochet fue procesado, pero no juzgado”

El juez contó su experiencia en este caso en un libro de memorias. Fue decano de la facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Central y candidato a senador independiente por la V región costa en 2009.

Juan Guzmán Tapia era hijo del poeta Juan Guzmán Cruchaga, y había nacido en El Salvador, mientras su padre cumplía labores diplomáticas en ese país.

Fuente: elmostrador.cl

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *