COMUNICADO PÚBLICO

Noviembre 2021

COMUNICADO PÚBLICO

Confirmar adhesión en el siguiente enlace: https://forms.gle/wUQgZF1XLBypKqhr7

Al pueblo nación Mapuche, a nuestra comunidad mestiza y a todos los pueblos en resistencia del Abya Yala. Frente a la confirmación de la extensión del Estado de emergencia en las provincias del Bio-bio, Arauco, Malleco y Cautín, ordenado por el gobierno de Sebastián Piñera, militarizando el Wallmapu, entregando pleno y absoluto poder para el control de las zonas señaladas al ejército y declarando una guerra sucia y encubierta contra las comunidades en resistencia; es que declaramos lo siguiente:

1. Repudiamos el actuar del ejercito y la marina de Chile, en la responsabilidad directa en el asesinato de un comunero en la provincia de Arauco, la tarde del 3 de noviembre.

2. Reconocemos la legítima lucha del Pueblo-Nación Mapuche respecto de su demanda histórica de tierra, justicia y autodeterminación frente a la invasión capitalista y extractivista, propiciada por el estado chileno, en el territorio ancestral.

3. Comprendemos que el modelo económico capitalista-extractivista impuesto violentamente en tierras ancestrales por parte del estado, es una agresión permanente a las comunidades que habitan esos territorios. Este injusto actuar del Estado chileno, como garante de los intereses empresariales, que ha deteriorado la relación entre los pueblos. Los pueblos originarios, entre ellos el Pueblo Mapuche, son los principales guardianes de los ecosistemas que permiten vivir a nuestra especie y resguardar la armonía con la naturaleza que está siendo vulnerada y destruida por la codicia de unos pocos.

4. Rechazamos la militarización como respuesta a las legítimas demandas del pueblo mapuche. Resulta evidente que la estrategia utilizada por el Estado de Chile no ha dado frutos ante un conflicto que es político y no delictual, como engañosamente se intenta instalar; perpetuando de esta forma la negación de una cultura, su contribución social y los derechos ancestrales que les corresponden.

5. Responsabilizamos a esta estrategia militar, presente desde las últimas dos décadas y agudizada con el actual Estado de Emergencia en el territorio como la causante del aumento de la inestabilidad social, política y de la violencia, provocando la confrontación que perjudica tanto a las comunidades como a la personas no mapuches y deslegitimando las causas verdaderas de esta resistencia.

6. Los límites al empleo de las fuerzas armadas y las fuerzas públicas para estos fines ya han sido establecidos claramente en las diversas declaraciones y convenios sobre derechos humanos firmados por Chile, por la corte interamericana de los derechos humanos y por organismo del estado como la Contraloría General de la República, quienes han afirmado lo inapropiado e injustificado de esta medida. Por lo anterior:

7. Exigimos respetar el derecho a la autodeterminación establecida en el Convenio 169 de la OIT, en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, la convención Americana sobre Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, atender la justa demanda de los presos políticos mapuche, reconocer la legitimidad de su lucha y cesar la criminalización de sus defensoras y defensores, liberando en definitiva el territorio usurpado de la dañina acción privada y estatal.

8. Emplazamos a las autoridades locales, provinciales y regionales a pronunciarse públicamente por la situación y emprender acciones de protección de las comunidades que habitan el territorio del Wallmapu y a la ciudadanía en general ante las amenazas que impone el estado de emergencia sobre derechos fundamentales para el desarrollo y bienestar social, cultural y espiritual. 9. Como organizaciones de la sociedad civil, abajo firmantes, estaremos en actitud vigilante para informar y denunciar ante la opinión pública y los diversos organismos internacionales los atropellos y violaciones a los Derechos Humanos en cada territorio y comunidad afectada.

Ver organizaciones firmantes en el PDF:

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *